Oración

por Linda Kiklikian

Padre Santo de nuestra gloria gracias por este bello día, gracias por tu presencia aquí a nuestro lado de quienes en este momento te buscamos con nuestro Espíritu y con la verdad, desde lo profundo de nuestros corazones.

Gracias por tu palabra hermosa, que llena de aliento y fe nuestras vidas, al orar delante de ti junto al salmista diciéndote: «SEÑOR, tú has sido bueno con tu tierra; restauraste el bienestar del pueblo de Jacob.  Perdonaste la maldad de tu pueblo, y cubriste todos sus pecados. Selah  olvidaste entonces tu enojo, y dejaste de estar disgustado con nosotros.  Dios y Salvador nuestro, sálvanos una vez más ahora, y acéptanos de nuevo.  ¿Vas a seguir enojado con nosotros de generación en generación? ¿Tu enojo no tendrá fin?  Por favor, vuelve a nosotros y danos vida de nuevo. Haz que tu pueblo se sienta feliz de ser tuyo.  SEÑOR, muéstranos tu fiel amor y sálvanos.  Yo prestaré atención a lo que dice el SEÑOR Dios. Él hablará de paz para su pueblo, para sus fieles seguidores, siempre y cuando no vuelvan a la vida sin sentido que vivían antes.   Él está listo para salvar a los que lo respetan para que podamos vivir con honor en nuestra tierra.  Entonces el fiel amor de Dios se encontrará con los que le son leales. La justicia y la paz los saludarán con un beso.  De la gente de la tierra brotará la verdad; desde el cielo Dios les mostrará la justicia.  El SEÑOR nos dará mucho bien, llenará la tierra de buenos frutos.  La justicia irá delante de Dios, preparándole el camino» (Salmos 85).

Te rogamos Padre Creador que nos perdones, nos restaures y nos hagas mucho bien tal cual dice este salmo.

Todo te lo pedimos y agradecemos amparados en el precioso nombre de Jesús de Nazaret; amén y amén.

DIOS NOS BENDIGA.

seryhumano.com / Linda Kiklikian

Deja un comentario