Seres que opinan

Por Harriet Marsden

La selva amazónica está atrapada, quemándose, entre una pinza de inestables Morales de izquierda y Bolsonaro de derecha.

El Amazonas está ardiendo, y todos están mirando al presidente brasileño Jair Bolsonaro. Deberían estar mirando un poco más al sur. En Bolivia, los incendios forestales han arrasado la sabana seca del país durante semanas. En la frontera suroeste con Paraguay y Brasil, al menos 1 millón de hectáreas de tierras de cultivo han sido destruidas. En el noreste, los incendios se han extendido al Amazonas.

Dejando de lado el peligro para las tribus indígenas y las consecuencias de perder tanta tierra de cultivo, los incendios de Bolivia tienen graves implicaciones geopolíticas. El presidente de Bolivia, Evo Morales, rechazó la ayuda occidental durante semanas, hasta que la presión nacional e internacional forzó su mano el domingo. Pero esa negativa inicial, de un poder económico inferior, nada menos, se burla y envalentona al hombre fuerte vecino Bolsonaro, quien también está dispuesto a rechazar la ayuda extranjera para la crisis emergente, prefiriendo discutir con Macron sobre su esposa.

Coica, la organización panamazónica, ha acusado a Morales y Boslonaro de genocidio ambiental, pero Bolsonaro es el objetivo del G7. Mientras Sao Paulo se sumió en la oscuridad del humo la semana pasada, el mundo está en una oscuridad metafórica sobre el problema de Bolivia.

El país más pobre de América del Sur es un lugar sin litoral de pueblos principalmente indígenas y una infraestructura digital atroz. Muy pocas noticias internas llegan a Occidente, encajonadas entre los colosos del drama argentino y brasileño. En las últimas dos décadas, los ojos de los medios de comunicación mundiales se han movido constantemente hacia el norte desde Colombia a Venezuela, a Nicaragua y México. La relativa escasez de Bolivia en el escenario mundial podría explicar por qué nadie parece conocer el nombre de Evo Morales, o cuán inestable es realmente.

El excultivador de hoja de coca aymara fue elegido en 2006 como el primer presidente indígena del país, en una plataforma de democracia ambiental y rebelión progresiva. Ha estado allí desde entonces. Pero a diferencia de sus compañeros izquierdistas latinos Fidel Castro y Hugo Chávez, Morales carece de un gran perfil internacional.

En una conferencia de Cochabamba sobre cambio climático en abril de 2010, el socialista supuestamente progresista afirmó que comer pollo convirtió a los hombres bolivianos en homosexuales. Aparentemente, está «cargado de hormonas femeninas«. Cuando los hombres lo comen, advirtió, «experimentan desviaciones de su virilidad«. (En la misma conferencia, también afirmó que la calvicie en Europa era una enfermedad, causada por su dieta).

Dejando a un lado la homofobia casual, y las noticias falsas pseudocientíficas, teniendo en cuenta que los productores en Europa y los EEUU habían dejado de usar hormonas décadas antes, el kerfuffle de pollo con protocloro fue el principio del fin para sus credenciales ecologistas.

En 2000, Bolivia se sacudió cuando decenas de miles protestaron contra la privatización del agua, porque muchos no tenían acceso a agua potable. En 2003, el expresidente respaldado por Estados Unidos, Gonzalo Sánchez de Lozada, provocó disturbios más tarde conocidos como las Guerras del Gas con sus planes de exportar el gas natural de Bolivia a los Estados Unidos, a pesar que la mayoría de los ciudadanos más pobres no tenían acceso al combustible. Fue en este contexto de «poder natural para el pueblo» que Morales fue elegido en 2005.

Él, a su vez, jugó sus raíces indígenas con una túnica sacerdotal preincaica y una dirección del templo de Tiwanaku, y nacionalizó el petróleo y el gas de Bolivia. El país se convirtió en una de las economías latinas de más rápido crecimiento, evitando las recesiones en Venezuela y Brasil, impulsadas por los productos básicos, pero la rápida expansión de los agronegocios enfureció a su base indígena. En 2011, rompió su promesa de proteger el parque nacional TIPNIS y las tierras indígenas ancestrales, permitiendo que sea dividido por una carretera y disparando gases lacrimógenos contra los manifestantes en La Paz.

Al igual que el Reino Unido, Bolivia tuvo su propio referéndum en 2016. Morales decidió eludir la constitución y presentarla a la gente: ¿lo dejarían postularse para un tercer mandato sin precedentes? (De hecho, sería su cuarto mandato: argumentó que el primero no contaba, ya que era anterior a su propia constitución de 2009 que convirtió a Bolivia en un estado plurinacional. Tal pedantería política y un desvergonzado cambio de sentido pusieron un gran listón para Westminster.)

La popularidad de Morales, que siempre dependía de su «hombre del pueblo«, sufrió un duro golpe cuando perdió el referéndum en casi un 52 por ciento. Pero en diciembre, en lo que el líder de la oposición Jorge Quiroga llamaría «un golpe a la democracia«, el partido de Morales decidió ignorar el referéndum y elegirlo como su candidato. Solo unos meses después, una instalación enormemente costosa que honra a Morales, llamada el ‘museo Evo’, abrió en una de las áreas más pobres del país. Peligroso para un líder elegido «hombre del pueblo«.

Su mandato se agota en enero de 2020, las elecciones son este octubre y las calles se están calentando. Ha habido protestas de oposición en todo el país este verano, alegando que Morales está «ignorando la voluntad de la gente«, ¿suena familiar? – y prendiendo fuego a su propio idealismo democrático, mientras que las manifestaciones pro Morales han contrarrestado con sus propios disturbios. Bolivia y Nicaragua son ahora las únicas democracias presidenciales en las Américas que no limitan la reelección, lo que muchos temen podría conducir a una dictadura al estilo venezolano. Peligroso para un líder elegido sobre la base de la democracia.

Y, hace un mes, el presidente declaró una nueva ley que permitía el ‘chaqueo‘, llamado ‘tala y quema’ del bosque: una forma barata para que los agricultores migrantes despejen la tierra. Esta práctica amenaza a la población indígena en los bosques, y muchos activistas ambientales creen que es en gran parte la culpa de los incendios forestales. Peligroso para un líder elegido por afiliación indígena.

Los disturbios políticos y el poder presidencial se apoderan del desastre potencial igual en América Latina. La selva amazónica está atrapada, quemándose, entre una pinza de inestables, Morales de izquierda y Bolsonaro de derecha. Las llamas podrían ser la chispa que enciende la guerra civil, empujando a Bolivia a la posición de la próxima zona de crisis en América Latina, mientras que Venezuela está en cenizas. Pero cuando se trata del futuro de Bolivia, Morales está jugando al pollo.

seryhumano.com / Harriet Marsden

Tomado de Independent

Deja un comentario