Ser Científico

Por  Ángela Posada-Swafford

Los periodistas se  deben capacitar, adquiriendo las destrezas necesarias para crear un puente de comunicación entre estos cuatro mundos: el académico, el político, el de los periodistas y el de la gente que consume las historias (la audiencia).

La pandemia por covid-19 permitió que el periodismo científico adquiriera una relevancia necesaria para explicar, informar con rigurosidad y –muy especialmente– transversalizar la ciencia a otras fuentes que también se vieron tocadas con el nuevo virus: la cultura, los deportes, la política, la economía y el turismo. Todo está conectado.

¿Cómo cubrir temas sobre el medioambiente? ¿Qué destrezas se necesitan? ¿Por dónde empezar?

Acá algunas recomendaciones:

Seducir al editor y a la audiencia

La misión de aquellos reporteros que decidan especializarse en un campo específico debe explicar cosas muy complicadas con la simplicidad y exactitud máximas de forma amena. Para ello propone que las historias sobre economía circular, particularmente, tengan:

  • Un énfasis en las soluciones: no todo es una tragedia.
  • Humanizar los temas que parecen engorrosos: ¿quién es la persona detrás de la investigación?, ¿por qué debería importarnos lo que hace?
  • Entender la ciencia para poder explicarla mejor.
  • Dejar de ver al plástico como basura y mejor como un recurso renovable que debe desecharse de forma correcta. 

Los periodistas de ciencia y medioambiente tenemos que poder escribir o hablar sobre la biología de un virus, la geología de un volcán, la física de un árbol y las motivaciones en el corazón de los seres humanos que son retados por el cambio climático.

El principal desafío, luego de tener muy claro el tema y haberlo estudiado lo suficiente, es venderle la idea al editor, cautivarlo: somos unos detectives que ‘disfrazamos’ las historias para venderlas. El reto es seducir a la audiencia y eso empieza convenciendo al editor.

No afanarse por ir detrás de la noticia y salir de primeras, sino pensar en enfoques más originales, temas interesantes y poco conocidos que puedan abrir puertas a lugares imposibles. Si la historia es buena y está bien investigada, logrará abrirse camino en cualquier parte.

Una manera efectiva de enganchar a nuestra audiencia y jefes –quienes a veces no suelen estar muy familiarizados con la ciencia– es usando metáforas y comparaciones con cosas o sucesos más cercanos a la cotidianidad. Por ejemplo:

  • “Un meteorito es como el helado que sirven los restaurantes chinos: congelado por dentro y con una capa crujiente por fuera”.
  • “El experto llevaba el equivalente en virus a la población de China, dentro de una botellita”.
  • “Los delicados cuerpos de las criaturas abisales son como droguerías esperando ser estudiadas. Pero estudiarlas desde un buque en la superficie es como tratar de estudiar una mariposa desde un avión”.

Claves para reportear sobre medioambiente con éxito

La ciencia no tiene por qué ser aburrida. Hay múltiples herramientas para capturar la atención del público, sorprenderlo con información rigurosa, útil, precisa, balanceada, interesante, creativa, atractiva y que deje una idea revoloteando en la cabeza para tomar mejores decisiones.

Deben tener en cuenta a la hora de sumergirse en un tema científico:

1. Abran los ojos

A veces sentimos que las grandes noticias, los personajes interesantes o las historias más llamativas ocurren en otros países, distantes a nuestras posibilidades, cuando en realidad basta con voltear la mirada al “patio de la casa”. Las buenas ideas, sin embargo, no aparecen de la noche a la mañana: hay que preguntar, activar los sentidos, investigar y mantener un contacto fluido con las fuentes para que nos den luces sobre las preguntas que se intentan resolver en sus campos de estudio.

2. Vayan más allá de los grupos ambientales

Los temas sobre cambio climático o economía circular, por ejemplo, deben ser abordados de manera holística y multidisciplinaria. No basta con una sola mirada cuando hablamos de temas complejos.

3. Piensen en perspectivas y ángulos distintos sobre un mismo tema

Además del ángulo científico, comunicar sobre cambio climático y reciclaje inclusivo va más allá del impacto a la naturaleza. Podemos explorar desde

  • Un ángulo social y humano: un personaje o comunidad como hilo conductor
  • El ciclo de vida de los productos: saber cómo se extrae la materia prima, se diseña, fabrica, empaca, distribuye, usa y se dispone un objeto)
  • La política: cuáles son las leyes que se están cocinando alrededor del tema, cómo se hicieron, quién asesoró, qué estudios utilizaron.
  • La mirada de las industrias: ¿saben qué tipo de impactos generan al aire, el agua, la tierra o al sistema biológico con sus operaciones? Y si sí, ¿están haciendo algo para mejorarlo?).

4. Manténgalo simple

Con suficientes horas o días [para sacar adelante una historia] nos podemos poner creativos y jugar con los tiempos y las palabras, pero si no lo hay, el orden cronológico de los hechos nunca falla.

5. Busquen personas que sean hábiles con los medios

A veces una idea nunca se termina de materializar porque el entrevistado no sabe cómo expresar de manera sencilla la importancia de sus propios hallazgos. Y aquí entran a jugar cuatro reglas clave:

  • Nunca traten de explicar algo que ustedes mismos no entienden.
  • No hay preguntas tontas, háganlas todas y no se queden con dudas. Tal vez no haya una segunda oportunidad.
  • Vayan a la fuente original y no se confíen de los boletines de prensa.
  • Eviten la jerga científica engorrosa. Mejor explíquenlo.

6. Piensen en su trabajo como reporteros: ¿desde el escritorio o desde el basurero?

Tienen que salir de la redacción, ser activos y críticos, estar en contacto permanente con sus fuentes, monitorear las secciones científicas de revistas y medios especializados y prestar atención a las conversaciones en redes sociales. En resumen: sea un periodista las 24 horas del día porque la ciencia está en todas partes.

7. Usen todas las herramientas narrativas que tengan a su alcance

Agárrense fuerte de todas las distintas maneras en las que se puede comunicar (fotografías, videos, audios, textos, ilustraciones, infografías) para reforzar la historia. Pueden aprovechar distintos ángulos, como: destacar una tendencia, poner en contexto un hallazgo, seguir una investigación, retratar a un personaje, recorrer un laboratorio/museo/centro de investigaciones, etc. 

8. No se desanimen

Las mejores historias salen después de mucho escarbar y excavar. Pulir el texto, pensar en un primer párrafo cautivador que enganche a nuestra audiencia, una idea que se desarrolla de manera clara y atractiva, con contexto, y un final potente llevan tiempo. Continúen.

Quizá desee leer: ¿Por qué no nos dejamos guiar por la ciencia?

Se trata no solo de dar a conocer los resultados de la investigación (la noticia), sino también es indispensable proporcionar elementos para que se conozca qué es y cómo funciona la ciencia: quiénes y de qué manera obtuvieron esos resultados, en qué condiciones, con cuál enfoque y qué dificultades tuvieron que sortear para llegar hasta ese punto.

Y por favor, no traguen entero los boletines de prensa. Consulten las fuentes directas de la investigación y también a otras fuentes independientes del estudio para ampliar el espectro. Ustedes no son los voceros del científico.

seryhumano.com /  Ángela Posada-Swafford*

* Autora especializada para escribir sobre ciencia

Si quiere recibir en su celular esta y otras informaciones y artículos descargue Telegram, ingrese al link htts://t.ime/seryhumano y dele clic a +Unirme

Deja un comentario